Un clásico del estilo casual americano

Original Penguin, también conocida como Penguin, empezó en Minneapolis en Munsingwear, empresa dedicada a la confección de ropa interior y militar. La compañía despegó a finales de los 50 con un polo de golf, el Earl Polo, que enseguida pasó de los green al asfalto de la ciudad. Allí estaban Sinatra, Dean Martin o Clint Eastwood para ponérselo.

El origen del emblema del pingüino es más rocambolesco. El señor Abbot Pederson, viajante de Munsingwear, recaló en Manhattan, y tras acabar la faena, y mientras hacía tiempo para coger el vuelo de regreso, visitó varios locales para tomarse un whisky. Por casualidad entró en un taxidermista. Ya en el avión, siguió con los whiskis pero ahora con su nuevo amigo Pete, un pingüino disecado. Humo de tabaco, más bebida para quien quisiera y Abbot accionando a Pete e imitando su graznido: en fin, otros tiempos.

Penguin confecciona chaquetas, jumpers, camisetas y pantalones. Pero el polo Earl sigue siendo el producto estrella. No pasa de moda. Es elegante, favorecedor, cómodo y versátil.