El camuflaje, cómo combinarlo

El camuflaje

Los creadores de moda absorben energía allí donde la encuentran. Luego la transforman. Y siempre hacia adelante, a veces en suave carrera y otras, las más, al galope. Ahora está de moda el estampado de camuflaje. Lo estamos viendo ya en chaquetas, chalecos, camisetas, pantalones, zapatillas y en mochilas o riñoneras. En la ropa interior ya hace tiempo que funciona.

El camuflaje en las prendas es un juego. No es ropa militar para confundir a ningún enemigo. Aquí no se trata de pasar desapercibido, sino, todo lo contrario, hacerse visible, de manera atrevida y novedosa. No estamos en Apocalypse Now de Francis Ford Coppola.

El estampado de camuflaje es más bien un estampado abstracto y cuyas referencias son la tierra, el bosque y la tierra. Porque esos son los colores que predominan en él: marrón, verde o azul. Este estampado y colores pueden conformar la totalidad de una chaqueta o pantalón. Pero también son un detalle, como en los ribetes de mangas o cuellos de un polo, o en la franja pectoral de una camiseta. El camuflaje en una chaqueta de borrego parece un patchwork desmelenado, como pillado en un jolgorio entre las distintas figuras.

La moda la diseña tanto las grandes marcas como un pequeño taller. Pero al final, la hace quien la lleva. No, el estampado de camuflaje no es para emboscarse en la jungla o mimetizarse con la arena del desierto. Es una nueva manera de vestir. Alegre y desenfadada.